Resumen Robolid 2016

Imagen de Ruben
La jornada de Robolid abrió con la categoría de minisumo. El favorito, como en cada jornada, era Smith Nightmare, que no defraudó y terminó ganando, pero la forma de clasificación cambió, en beneficio o detrimento de algunos constructores, que con mayor o menos suerte quedaron relegados o llegaron a los últimos enfrentamientos, por los cruces aleatorios impuestos por la nueva normativa.
Hubo una alta participación para lo que estamos acostumbrados a ver, con aproximadamente 12 robots.
La aleatoriedad de los cruces hizo que en los primeros enfrentamientos quedaran eliminados robots como Smith XS, que llevaba dos pantallas laterales para despistar, y que por lo que vimos, a Xabi le tocó fijar y no utilizar en alguna de las rondas, porque se caían antes de tiempo.
En una de las semifinales se enfrentaban Z1, el robot de Robótica Zamorana, contra Smith Nightmare, con la victoria del segundo; mientras que a la otra semifinal llegaban Minitauro y uno de los robots de AMUVA, con la victoria del primero.
Z1 y Smith habían dejado claro en competiciones anteriores que estaban entre los favoritos, pero Minitauro no había llegado ni siquiera a semifinales en otras competiciones de esta temporada porque siempre le había tocado cruzarse en primera ronda contra los favoritos. Y esta vez, aunque no ganó, consiguió colarse 2º y demostrar que aún puede seguir consiguiendo podios.
 

 

En cuando a la categoría de rastreadores, comenzó con el descontento por la forma de clasificación. Se pretendía cruzar a los robots aleatoriamente, siendo eliminados al perder directamente en el primer cruce. El sistema no convencía a los constructores, pero finalmente se volvió al sistema antiguo de cronometraje y pase de los mejores a las rondas finales. Había dos oportunidades para clasificar, y al haber pocos robots pasaron sólo los 4 mejores. El sistema priorizaba elegir bien las bifurcaciones, y a igualdad de fallos se comparaba el tiempo.
Este año se utilizaron dos pistas diferentes para clasificación y para las rondas finales. En la primera de ellas hubo que encintar todas las bifurcaciones porque ningún robot era capaz de leer bien la pista impresa; mientras que en la segunda la impresión era mejor, aunque no del todo buena.
Las rondas de clasificación sucedieron con varios cambios de líderes, ya que a medida que algunos hacían buenos tiempos, el resto tendía a arriesgar más para mejorarlos, sobretodo en la última ronda. Terminó clasificando 1º Pumatrón de Puma Pride, después los dos robots de BRT, y 4º uno de los robots de AMUVA, que llevaban reconocimiento de pista y aceleración en rectas, pero no les terminó de funcionar bien.
Las rondas finales también fueron 2, y terminaron con la victoria de BRT, en parte por el aumento de velocidad en uno de sus robots, pero también por la mala suerte de las falsas lecturas que provocaban la confusión de Pumatrón únicamente en la primera bifurcación. Esto hizo que Pumatrón quedara relegado al tercer puesto, ya que Raúl, de AMUVA, quiso conservar con su robot Bender e hizo el circuito perfecto a menor velocidad. El otro robot del equipo BRT tuvo varios incidentes y no pudo hacer el circuito de la final sin fallos.
 

 

En velocistas reinó el caos. La pista no era muy innovadora, pero en ella se juntaron todas las características que podían volver locos a los robots: rectas de 5 metros, chicanes largas y sinuosas, curvas de radio mínimo 20cm según la normativa y un puente con curvas cerradas a la entrada y salida. Además, las rondas se ampliaban de 3 a 5 minutos porque el circuito era increíblemente grande, y las baterías decaían con bastante facilidad antes de llegar a pillarse los robots entre ellos.
Al final la solución que tomaron todos los constructores fue la de poner los robots a velocidad constante y cruzar los dedos para que no se salieran.
A las semifinales llegaron Smith Black contra Smith Turbo, pasando de ronda el primero; y Kers contra Pumatrón, ganando el primero por los derrapes de Pumatrón y la suciedad de la pista, que hacían que se diera la vuelta en las curvas cerradas.
En la final por el tercer puesto ganó Pumatrón 2-1 por fiabilidad a Smith Turbo, aunque este conseguía ir más rápido. Y en la final se impuso Smith Black a Kers, en parte por velocidad, y en parte porque Dani arriesgó y terminó saliéndose su robot.
 

 

Galería: 

Evento: 

Comentarios